Apoyo Educativo: Laboratorio BMS
Publicidad

dermato6

Diagnosticos: Detección temprana y clasificación por etapas)

El primer paso para el diagnóstico del melanoma es la sospecha del paciente o sus allegados. Para esto es conveniente tener en cuenta el ABCDE de los lunares (ver sección: El ABCDE de los lunares)

Ante una lesión sospechosa se debe acudir al dermatólogo (médico especialista en las enfermedades de la piel). El dermatólogo realizará un interrogatorio, un examen visual de la lesión sospechosa  y en algunos casos podrá utilizar un dispositivo llamado dermatoscopio que amplifica la lesión para verla con más detalle. También realizará un examen físico de los ganglios linfáticos próximos a la lesión para determinar si hay agrandamiento de algunos. Si después de esto el dermatólogo considera que hay sospecha de melanoma deberá realizarse una biopsia de piel para confirmar el diagnóstico.  La biopsia de piel consiste en extraer una parte o la totalidad del lunar sospechoso y enviarla al laboratorio de patología para su estudio microscópico. Es un procedimiento corto, con pocos riesgos y completamente necesario si se sospecha un melanoma. El reporte escrito de la biopsia no solo confirmará el diagnóstico, sino que también informará sobre el tipo de melanoma, el grado de profundidad del tumor y otros datos de importancia a la hora de decidir el tratamiento.

Una vez confirmado el diagnóstico, el dermatólogo tomará la decisión de realizar exámenes adicionales (usualmente tomografías, pruebas en sangre de deshidrogenasa láctica o biopsias de los ganglios linfáticos) dependiendo de la información obtenida del interrogatorio, el examen físico y la biopsia.  El objetivo de estos exámenes adicionales es establecer la “estadificación” del tumor. En otras palabras, clasificar a los pacientes de acuerdo al grado de invasión del tumor, a la invasión de los ganglios linfáticos o la presencia de metástasis (migración de células tumorales a tejidos distantes), a esto se le conoce como el TNM (Tumor, Nódulos linfáticos, Metástasis) y es de utilidad para decidir el tratamiento y establecer el pronóstico.

Estadificación

Para definir el tratamiento y predecir la supervivencia de los pacientes se realiza una clasificación en 5 estadios.

Estadio 0: corresponde a melanomas in situ, o sea, que están limitados a la epidermis, que es la capa más superficial de la piel.

Estadio I: corresponde a melanomas que ya han sobrepasado la epidermis, pero que no son muy profundos, no tienen invasión de los ganglios linfáticos ni de otros órganos.

Estadio II: corresponde a melanomas más profundos que en el estadio I, pero que no tienen aún invasión de los ganglios linfáticos ni de otros órganos.

Estadio III: corresponde a tumores que tienen invasión de ganglios linfáticos pero no tienen metástasis a otros órganos.

Estadio IV: corresponde a tumores con invasión de otros sitios de la piel o de órganos como el pulmón, los huesos, el hígado o el cerebro. 

 

Apoyo Educativo

bristolmyers