Apoyo Educativo: Laboratorio BMS
Publicidad

automedic

Tratamientos contra el cáncer de piel tipo melanoma (qué esperar de los tratamientos?)

Para el cáncer de piel tipo melanoma hay distintos tratamientos; cirugías, quimioterapia, radioterapia, inmunoterapia y terapias dirigidas. La elección del tratamiento depende del grado de invasión del tumor, de la dispersión a otros órganos y del estado de salud del paciente.

Cirugía: es el tratamiento primario para casi todos los estados del melanoma. En los casos diagnosticados tempranamente el tratamiento de elección es la cirugía con fines curativos, retirando la totalidad del tumor. En otros casos la cirugía se utiliza como tratamiento para aliviar los síntomas, sin intención de curar. Hay distintos tipos de cirugía como se explicará a continuación:

Resección local amplia: también conocida como cirugía convencional,  consiste en retirar el tumor y un margen de piel normal alrededor.  Todo el tejido retirado es enviado a estudio de patología para confirmar que el tumor fue extraído en su totalidad.

Linfadenectomía: procedimiento quirúrgico en el cual los ganglios linfáticos son removidos. Al igual que con la resección local amplia el tejido retirado es enviado a estudio de patología.

Biopsia de ganglio centinela: es la remoción y estudio de patología del ganglio linfático al que más probablemente se haya diseminado el melanoma. Para realizar este procedimiento se empieza por la inyección de una sustancia radiactiva o de color azul cerca al tumor, la sustancia fluye a través de los vasos linfáticos hasta ganglio centinela. El primer ganglio linfático  en recibir la sustancia inyectada es el que se retira por medio de una cirugía. El médico especialista en patología recibe el ganglio y lo estudia para determinar si hay células malignas en él.

Cirugía de Mohs en parafina: es una técnica quirúrgica especial que requiere de un entrenamiento y certificación adicional por parte del dermatólogo. Consiste en la remoción del tumor por etapas. En la primera etapa se reseca la porción visible del tumor y en las etapas posteriores se resecan capas adicionales de tejido  hasta que el estudio de patología reporte que no queda tumor en el paciente.

Quimioterapia: consiste en la administración de medicamentos para detener el crecimiento de las células, ya sea destruyéndolas o evitando su multiplicación. Su principal objetivo son las células malignas pero también tienen efectos sobre células normales.  La quimioterapia puede ser sistémica, cuando se recibe vía oral o intravenosa, o regional, cuando se hace perfusión aislada de una extremidad.

Radioterapia: Es el uso de radiación (rayos X de alta energía o electrones) para destruir las células malignas o detener su crecimiento.

Inmunoterapia: Es la aplicación de sustancias que estimulan el sistema propio de defensas (sistema inmune) para  que se defienda del cáncer. Sustancias producidas en el laboratorio para potenciar la respuesta del organismo contra el tumor.

Otro ejemplo de inmunoterapia son las sustancias producidas en el laboratorio para aumentar la respuesta de las células de la defensa (anticuerpos) contra el melanoma.

Terapias dirigidas: Son medicamentos diseñados para afectar selectivamente las células malignas, a diferencia de la quimioterapia que también afecta las células normales.  Dentro de las terapias dirigidas se han usado medicamentos que interrumpen los mecanismos de comunicación intracelular, reservado para tumores inoperables que además presentan una mutación en un gen conocido como BRAF.

La elección del tratamiento depende del estadio del tumor (ver estadificación del melanoma) y las condiciones del paciente. En el estadio 0 el tratamiento de elección es la cirugía siempre y cuando las condiciones generales de salud del paciente lo permitan. Para el estadio I el tratamiento de elección sigue siendo la cirugía del tumor, pero en algunos casos puede requerir estudio de ganglio centinela. En el estadio II el tratamiento de elección es la cirugía del tumor y el estudio de ganglio centinela. En el estadio III el tratamiento usual es cirugía del tumor y remoción de los ganglios linfáticos (linfadenectomía), siempre y cuando el estado de salud del paciente lo permita. Otras alternativas son la inmunoterapia, la quimioterapia regional o las terapias dirigidas. Finalmente en el estadio IV las opciones de tratamiento son quimioterapia, inmunoterapia, terapia dirigida o radioterapia.

La probabilidad de sobrevivir al melanoma depende de la profundidad del melanoma  y la dispersión a otros sitios. En los tumores limitados a las capas más superficiales de la piel, la probabilidad de curación puede ser de casi el 100%. Pero aquellos más profundos o con invasión de ganglios  linfáticos u otros órganos no tienen un pronóstico tan favorable.

Apoyo Educativo

bristolmyers